Reconectando en la Terra Alta

Tras las vacaciones de verano y las primeras semanas de clases, llega octubre y con él, el Puente del Pilar. En este extraño año 2020, se nos presentan 3 días en los que intentar olvidar la rutina diaria durante unos días. Si nos lees desde la Comunidad Valenciana son 4. Y qué mejor lugar dónde hacerlo que en la Terra Alta.

La Terra Alta es una comarca interior en la provincia de Tarragona. Su situación un tanto apartada de la costa ha hecho, hasta relativamente poco tiempo, que quedase fuera de las áreas turísticas más masificadas. Pero este factor le ha permitido que conservar un encanto y un patrimonio, natural y cultural extraordinario. Y bastante desconocido.

Como llegar a la Terra Alta

La capital de la comarca, Gandesa, se sitúa en uno de aquellos tradicionales cruces de caminos que a lo largo de la historia han sido claves para el desarrollo de una ciudad.

Esta ubicación hace que puedas llegar hasta la comarca sin demasiada dificultad, sea cual sea tu origen. Eso sí, no importa desde dónde vengas, porque casi seguro que tendrás en los últimos kilómetros de tu ruta al mismo compañero de viaje, el Ebro.

  • Desde el norte de Cataluña cruzarás el río en Mora la Nova y desde allí en escasos 20 minutos llegarás a Gandesa.
  • Desde Lleida, lo habrás cruzado en Flix y también serán unos 25 minutos los que te separen de la capital.
  • Si tu origen es Aragón, tienes varias opciones para llegar hasta aquí. Puedes atravesarlo en Caspe tras haber dejado la autopista en Bujaraloz o recorriendo el Bajo Aragón. En ambos casos llegaras a Gandesa desde poniente.
  • Por último, si vienes desde la Comunidad Valenciana, el Ebro te acompañará durante los últimos kilómetros de tu viaje. Remontarlo desde su desembocadura será sin duda una gran experiencia.

Una buena base de operaciones

Porque ahora que has llegado, se trata de buscar un lugar donde establecer tu base y desde allí irte moviendo por la comarca sin tener que estar demasiado tiempo en el coche.

La oferta de alojamientos en la Terra Alta es muy variada. En los 12 municipios que forman la comarca encontraras alojamientos: casas rurales, apartamentos turísticos, pensiones, hoteles… Nosotros estuvimos la última vez en un hotel, por aquello de no tener que preocuparte de nada. En el Hotel Miralles de Horta de Sant Joan estuvimos como en casa. O casi te diría que mejor, porque con una media pensión que incluía desayuno y cena, sólo nos quedaba planificar la ruta del día siguiente.

Pero si lo que prefieres es disponer de un espacio más amplio, en la misma Horta, en Arnes, en Batea o en la propia Gandesa puede encontrar, sin duda, un alojamiento a tu medida.

Hemos llegado, estamos instalados, empezamos!!

No importa por dónde has llegado, pero seguro que ya has identificado los 3 elementos más característicos del paisaje. Los im-pres-cin-di-bles en tus visitas. ¿Los has visto? Seguro, las viñas, los olivos y el Macizo de los Puertos, la gran barrera de piedra que separa la Terra Alta del mar.

Cata de aceite de oliva virgen extra Oleoturismo en la Terra Alta
Cata de aceite de oliva virgen extra en Mas Beturià

Vamos a empezar por uno de ellos, los olivos. Algunos de los que crecen por aquí son centenarios y la mayoría producen las aceitunas autóctonas de la región, una variedad llamada empeltre, muy común en toda esta zona y también en las limítrofes tierras aragonesas. Con ellas se producen aceites de gran calidad, los aceites de oliva virgen extra que hacen las delicias de nuestros paladares.

Si te acercas hasta Batea, te aconsejamos que aproveches para hacer una cata de aceite en Mas Beturià. Yolanda y Juan Luis te abrirán las puertas de su casa, te explicaran como elaboran el aceite y catándolo podrás saborear los aromas de este oro líquido.

Pero Batea es mucho más que eso, así que prepárate para pasearte por un pequeño y encantador pueblo que conserva un toque medieval extraordinario. Paseando por sus calles porticadas llegarás a las puertas de la imponente Iglesia de San Miguel, un edificio de enormes dimensiones que nos permite imaginar cómo de importante debió ser este pueblo de hoy poco más de 2000 habitantes. Las calles empinadas que siguen a la iglesia te conducirán hasta la cima de Batea, desde donde podrás divisar el paisaje que la rodea. Es fácil entender porque los templarios primero y los hospitalarios más tarde consideraron a Batea como un emplazamiento importante en la Castellanía de Amposta.

Tras este paseo seguro que se te ha abierto el apetito, verdad? Pues no te preocupes, porque en Batea también podrás comer. Y muy bien. Nosotros aún recordamos la crema de berenjenas que comimos en el restaurante Miravall. Igual el día que hayas elegido no la hay en el menu porque va cambiando a diario, pero seguro que elijas lo que elijas, estará delicioso.

Visita guiada en Batea, pueblo medieval de la Terra Alta
Callejeando por Batea creerás estar en plena Edad Media

Pocos kilómetros y un gran cambio de tema

Qué tal si después del almuerzo nos damos un paseo por otro pueblo. Pero este no será un paseo cualquiera. Porque te proponemos que te acerques a Corbera d’Ebre. Bueno, mejor dicho, al Pueblo Viejo de Corbera d’Ebre. Porque este municipio cuenta con dos núcleos separados por la anchura de la carretera nacional y por la historia. El Pueblo Viejo que muestra el estado en que quedó tras la Batalla del Ebro, una de las más cruentas y últimas batallas de la Guerra Civil. Paseando entre las ruinas de las casas, es fácil imaginar lo que fueron los terribles días que sus habitantes tuvieron que vivir en aquel verano del 38.

Atravesando la carretera y callejeando por la parte nueva, llegamos hasta el Centro de Interpretación 115 días. Su exposición permanente ayuda a hacerse una idea bastante aproximada de lo que supuso para esta comarca el convertirse en el escenario de esta batalla. Si te interesa el tema, en este enlace encontrarás información sobre otros muchos espacios que a poca distancia fueron escenario de esos terribles 115 días.

Corbera de Ebro (fotografia: http://www.poblevell.cat/ca/fotos/fotos.html)

Nuevo día, nuevas experiencias

Y la que te proponemos para este segundo día, también sera una gran experiencia. Te apetece caminar, ir en bici, estar en contacto con la naturaleza? Si verdad, pues aqui va la propuesta para hoy.

La Via Verde de la Terra Alta

Este es un recorrido que aprovecha el antiguo trazado de una vía de tren que pretendía unir La Puebla de Hijar, en la provincia de Zaragoza, con San Carlos de la Rápita, junto a la desembocadura del Ebro, y que nunca se llegó a completar. No sólo eso, sino que la dificultad del terreno que atraviesa hizo que el tramo que llegó a funcionar fuese cerrado hace ya casi 50 años. Hoy se ha convertido en una vía verde.

Desde la Vía Verde puedes desviarte para visitar el Santuario de la Fontcalda (foto: https://www.flickr.com/photos/calafellvalo/)

Te proponemos una parte del recorrido, saliendo desde la estación de Horta de Sant Joan que está a unos 2 kilómetros a las afueras del pueblo. Si te apetece hacer una excursión en bici, tienes varias opciones. Usar las tuyas, si las has traído, y por tanto hacer un itinerario de ida y vuelta. Otra puede ser alquilarlas. Y otra, y no menos interesante, puede ser en ambos casos, contactar con alguna empresa que te permita recoger las bicis al final del trayecto de ida y así no tener que hacerlo de vuelta.

Con la bici puedes plantearte una excursión bien completa. En el tramo entre Horta de Sant Joan y Xerta (ya situada en la comarca del Baix Ebre), atravesaras la Sierra de Pándols a través de algunos túneles, pasaras por aqueductos de hasta 9 arcos, te encontrarás con el Río Canaletas y más tarde con el Ebro, en el tramo más cercano a Xerta. Seguro que se habrá hecho la hora de comer, así que puedes aprovechar la zona de picnic descansar un poco y recuperar fuerzas junto al río. No te olvides de dar un vistazo al azud, una magnífica obra de ingeniería medieval con la que se pretendía aprovechar el agua del cauce final del Ebro.

De vuelta a Horta, te has ganado un buen premio, así que te proponemos hoy apreciar el otro gran cultivo de la Terra Alta, la viña. Sabes que en esta comarca de 750 kms2 se produce el 30% de la garnacha blanca del mundo. Y con ella se obtiene un vino delicioso. Así que ahora es el momento de probarlo.

En nuestra última escapada a la Terra Alta visitamos Les Vinyes del Convent, una bodega situada en un marco espectacular, con magníficas vistas a Horta de Sant Joan, en las que la arquitectura más moderna se pone al servicio de la elaboración tradicional del vino. Así que puede ser un buen punto final a un día bien aprovechado.

Paisajes inspiradores

Amanece un nuevo día y hoy queremos proponerte un paseo tranquilo por Horta y sus alrededores. A estas alturas ya debes de saber que uno de sus visitantes más ilustres fue Pablo Ruiz Picasso. A él le gustaba decir que «todo había empezado en Horta» y es que durante las 2 estancias que aquí hizo su pintura cambió completamente. Aquí empezó a liberarse de las normas académicas y años después también aquí se desató por completo su gran aportación a la historia del arte, el cubismo.

Así que hoy toca pasear por los rincones por donde él paseó. Y tras recorrer las calles de Horta es obligado visitar el Centro Picasso en el que, además de todas las reproducciones de las obras que hizo durante sus estancias, podrás ver cómo era a principios de siglo aquel pueblo y aquellas gentes que le cautivaron y que siempre recordó. Su gran amigo de infancia, Manuel Pallarés, le trajo hasta aquí y él se llevó a Horta en sus cuadros y en su memoria.

Horta de Sant Joan - Terra Alta
El Convento de San Salvador al pie de la montaña de Santa Bárbara es un de las imágenes que impactaron a Picasso durante sus estancias en Horta de Sant Joan

Y si hay algo que en las obras picassianas de Horta también aparece es el Convento de San Salvador. Así que con un fácil paseo de 45 minutos podrás llegar hasta este antiguo convento franciscano. Aunque dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles es conocido como de San Salvador porque en él vivió este santo local. Si quieres visitar el convento, contacta con la oficina de turismo de Horta porque no todos los días se puede visitar, pero aunque solo sea por apreciar el paisaje que le rodea, el paseo ya merece la pena.

El tiempo se acaba y aun nos queda tanto…

Porque una de las visitas más relevantes que nos queda por hacer es conocer alguna de las llamadas Catedrales del Vino. Se trata de enormes edificios construidos gracias al soporte de la Mancomunitat de Catalunya para acoger la producción de las Cooperativas que se fundaron a principios del siglo XX en muchas áreas de la Cataluña rural a fin de modernizar y optimizar la economía agrícola. La mayoría de ellas fueron construidas por el arquitecto César Martinell, quien fue desarrollando sus edificios a medida que iba adquiriendo cada vez más conocimientos sobre cuales debía ser sus uso. Así, la arquitectura de estas cooperativas fue una mezcla de funcionalidad y belleza que a día de hoy sigue siendo digna de admiración.

Visita guiada a la Cooperativa de Gandesa construida por Cesar Martinell
Belleza y funcionalidad unidas en las Catedrales del Vino de la Terra Alta

En la Terra Alta se encuentran dos magníficos ejemplos que puedes visitar. La Cooperativa de Gandesa, a día de hoy aún activa, y la Cooperativa de Pinell del Brai, que aunque conserva un actividad agrícola muy residual, es sin duda uno de los ejemplos más espectaculares de esta arquitectura. Te dejamos un enlace para que puedas elegir cuál de ellas visitar, aunque nosotros visitamos las dos y ambas visitas son super interesantes.

Y ahora sí, si ya estás al final de tu viaje, aprovecha para hacer unas últimas compras y seguir saboreando la Terra Alta desde casa.

Si necesitas que te ayudemos a organizarte, si dispones de más días, si quieres adaptarla a tus necesidades o gustos, o si quieres complementarla con alguna otra visita, solo tienes que contactar con nosotros y te prepararemos una escapada a tu medida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.