Barcelona en un día: 7 visitas imprescindibles

Si tu próximo destino va a ser la Ciudad Condal pero tienes poco tiempo para conocerla, aquí te contamos las 7 visitas imprescindibles en Barcelona que no puedes perderte

Quizás llegues haciendo escala en un crucero. O tal vez estás disfrutando de unos días en la Costa Brava o en la Costa Dorada, y quieras escaparte un día para ver qué es lo que hace que Barcelona se sitúe entre las 10 ciudades más visitadas de Europa.

Lo primero que debes saber es que Barcelona es una ciudad donde las distancias son cortas. A menudo decimos que caminando 20 minutos se puede ir de una zona a otra de la ciudad, y es cierto. Pero nosotros siempre añadimos algo más a la frase: en esos trayectos de 20 minutos, siempre encontrarás algo interesante que llamará tu atención.

1r imprescindible: Empieza por el principio

Nuestro consejo es que para conocer cualquier ciudad lo mejor es empezar por el principio. Y en Barcelona, ese principio es fácil de localizar porque la parte más antigua de la ciudad se concentra en un espacio relativamente pequeño, aunque muy denso: el Barrio Gótico.

Capilla Palatina de Santa Agata
Capilla Palatina de Santa Agata

Aunque su nombre nos haga pensar en el pasado medieval de la ciudad, Barcelona tiene un origen mucho más antiguo. Fundada en tiempos del emperador Augusto, la plaza del Ayuntamiento sigue coincidiendo con lo que en tiempos fue el foro romano. Callejeando por el barrio encontraras numerosas huellas de ese pasado, algunas más evidentes que otras.

2º imprescindible: la catedral

Entre los edificios más importantes del Barrio Gótico, sin duda destacan los más oficiales: el Ayuntamiento y el Palacio de la Generalitat, en la Plaza de San Jaime; el antiguo Palacio Real Mayor y el Palacio del Lloctinent, en la Plaza del Rey, y como no, la Catedral de Santa Eulàlia, la catedral. La única catedral que hay en Barcelona. No dejes de visitar el interior, aunque sea una visita rápida, merece la pena. Podrás ver como el gótico catalán se diferencia del gótico francés en algunos aspectos, como la sensación de espacio en el interior de las iglesias.

Catedral de Santa Eulalia, nave central
Catedral de Santa Eulalia, nave central

3r imprescindible: Mercado de la Boqueria

Igual con este paseo se te ha abierto el apetito. Si es así y no quieres entretenerte demasiado tiempo en un restaurante, lo mejor es que te acerques al Mercado de la Boqueria. Este es otro de los imprescindibles de la ciudad. El mercado más visitado de Barcelona, galardonado en varias ocasiones como uno dels mejores mercados del mundo. Abierto desde primera hora de la mañana, sobre las 12 y media o la 1 del mediodía es un buen lugar para recargar las pilas. Si llegas más tarde quizás haya ya demasiada gente. Aqui decimos que «el comer y el rascar todo es empezar» así que aunque no tengas demasiado hambre, déjate caer por la Boqueria y aprovecha para comer algo.

Además de productos de todo el mundo, encontrarás un lugar lleno de color y sabor con varias propuestas dónde comer: desde los take away que ya casi todos los puestos ofrecen, ya sean dulces o salados, productos locales o exóticos, a los bares de barra donde sentarse y comer las especialidades del día en el mercado. O los bares de tapas que rodean el espacio central y donde podrás descansar unos minutos a la vez que degustas algunas de sus propuestas.

Aunque sin tanta animación, ni tanta gente, encontraras opciones similares en otros mercados, como el de Santa Caterina, el de San Antonio o el del Ninot. Será por sitios donde comer.

Colores en el mercado de la Boqueria (Imagen de EzPzPics en Pixabay)
Colores en el mercado de la Boqueria (Imagen de EzPzPics en Pixabay)

4º imprescindible: Ramblear

Después de esta pausa, lo siguiente que no puedes dejar de hacer en Barcelona es Ramblear. Ya lo habrás captado, pero por si acaso, esta es una palabra que nos inventamos aqui para definir el «pasear por las Ramblas«. Si no tienes demasiado tiempo, hazlo en sentido ascendente. Y así, en escasos 15 minutos, llegarás a la Plaza Cataluña, el centro de la ciudad. Habrás pasado por la Rambla de las Flores, la Rambla de los Estudios y la Rambla de Canaletas, tres de los tramos más conocidos de esta avenida que es otro de los imprescindibles de Barcelona.

Llegados a este punto la ciudad cambia. Estamos en el Ensanche del siglo XIX y su nombre no necesita explicación. De repente parece que estemos en una ciudad distinta. Más amplia, más ventilada, más luminosa. Consecuencia, sin duda, del crecimiento obligado dentro de las murallas, impuesto tras la Guerra de Sucesión, a principios del s. XVIII.

Rambla de Canaletes
Rambla de Canaletes

5º imprescindible: el Paseo de Gracia

El Paseo de Gracia es la otra avenida principal de la ciudad. Recorriendola te darás cuenta de cómo debió ser el esplendor y la riqueza de las familias que, ansiosas de modernidad y de aire puro, se instalaron en el nuevo barrio del Ensanche, desarrollado a partir de 1860.

Sin embargo, fue sobre todo en las últimas décadas del siglo XIX y en las primeras del siglo XX, cuando esta avenida alcanzó su máximo esplendor. El modernismo llegado de la mano de los grandes arquitectos de la época, se convirtió en el estilo de referencia en este nuevo barrio en el que todo estaba por hacer: edificios residenciales, tiendas, mercados, escuelas, iglesias, hoteles, bares, restaurantes, etc.

Hoy en día el Paseo de Gracia sigue siendo la avenida más chic de la ciudad y toda esa arquitectura se mezcla con los comercios más prestigiosos, y más caros, de Barcelona.

Admira las fachadas de los edificios que se han conservado de aquella época. Entre todos ellos, hallarás los más famosos y más extravagantes: la Casa Batlló y la Casa Milà, ambas obras magnificas de Antonio Gaudí se codean con edificios de arquitectos menos conocidos pero igualmente remarcables, como Lluís Doménech i Muntaner o Josep Puig i Cadafalch.

Casa Milà, también conocida como La Pedrera
Casa Milà, también conocida como La Pedrera

6º imprescindible: la Sagrada Familia

Y seguimos. A 20 minutos más de paseo agradable, llegamos a la Sagrada Familia. Este es, seguramente, el más imprescindible de los imprescindibles de Barcelona.

En construcción desde 1882, los últimos años hemos visto crecer sus torres de forma vertiginosa, camino de presidir de aquí a poco el cielo de Barcelona.

Aunque no sea esta tu primera vez en la ciudad, la Sagrada Familia es una visita que no puedes perderte, bajo ningún concepto. Date una vuelta primero alrededor para poder apreciar la altura que poco a poco van ganando las torres. Una vez ya en el interior, déjate cautivar por unas formas increíbles inspiradas en la naturaleza y pensadas para transportarnos a un lugar especial. No esperes visitar una iglesia cualquiera. Tanto si eres católico como si no, la Sagrada Familia te sorprenderá.

Interior de la Sagrada Familia
Interior de la Sagrada Familia

7º imprescindible: el Park Güell

¿Te queda tiempo? ¿Te quedan fuerzas? Si la respuesta es sí, te contamos un último imprescindible que no puedes perderte: el Park Güell.

En este caso, la distancia hasta el parque no son 20 minutos, y además el recorrido es de subida, ya que el Park Güell se sitúa en las colinas que rodean a Barcelona por su parte oeste. Nuestro consejo es que tomes un transporte para llegar hasta allí para economizar tiempo y fuerzas para la visita.

El Park Güell fue un proyecto inmobiliario fallido, promovido por Eusebio Güell, uno de los hombres más ricos de la Barcelona del cambio de siglo. Su proyecto de ciudad jardín no convenció al resto de familia burguesas a las que iba dirigidas y esto hizo que las espacios comunitarios hechos por Gaudí repercutieran en favor de la ciudadanía cuando los herederos del mecenas decidieron entregar al Ayuntamiento todo el recinto. Paseando por los viaductos te acompañará una arquitectura basada en la naturaleza que es la peculiar interpretación de Gaudí del estilo modernista, tan presente en la ciudad en esa época.

Banco ergonómico del Park Güell
Banco ergonómico del Park Güell

Resumiendo

Aprovecha las últimas hora de la tarde para admirar el conjunto de Barcelona desde el balcón que rodea la Plaza central. El mar, Montjuic y el conjunto de la ciudad con los edificios que marcan su sky-line seguro que te acabaran de enamorar.

Suponemos que ahora mismo tienes que estar agotado, porque sin duda éste habrá sido un día intenso. Seguro que estás convencido de que Barcelona es mucho más de lo que esperabas.

Igual aún estás a tiempo de replantear tu viaje y quedarte un día o dos más. Si es así, síguenos y te contaremos qué hacer en Barcelona si dispones de algo más de tiempo.

¿Te ayudamos?

Ah!! y si no puedes retocar tus planes y quieres optimizar aún más el tiempo, contáctanos. Somos guías autorizados de la ciudad y tenemos una larga experiencia en hacer que días como éste no resulten tan agotadores como debes estar pensando.

Nos encargaremos de reservar las entradas a los monumentos que quieras visitar, especialmente a la Sagrada Familia y al Park Güell, que tiene cupos de visita por horas, y también podemos organizarte un plan de transporte por si prefieres disponer de un vehículo para los trayectos más largos y así reducir los tiempos de desplazamiento.

¿Te interesa alguna otra cosa? Dínoslo, sin problema. Estas son las 7 imprescindibles de Barcelona para una visita rápida, podemos combinarlas de la forma que más te convenga o podemos acompañarte a visitar cualquier cosa que te interese y que esté en la ciudad o en el resto de Cataluña.

Confía en nosotros. Estamos enamorados de nuestra ciudad, y seguros de que tú también lo estarás tras tu visita.

Descargar guía Consejos para visitar Barcelona

Descarga la guía de Barcelona

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.